La ‘perfecto’ perfecta.

Una vez más, nuestra modelo favorita se reinventa y nos muestra un look de los más ponible, y más aquí, que ¡¡todavía no sale el sol!!

 

Estas chaquetas moteras por antonomasia nacen al final de la Primera Guerra Mundial. Las usaban los oficiales del ejército en los tanques o en las trincheras durante la guerra, llegaban por debajo de las rodillas y eran de cuero duro de cabra o caballo aguantaran las caídas. La primera chupa con cremallera lateral y solapas fue un encargo de un motero en 1928 (en Manhattan) a los hermanos Irving y Jack Schott, que la llamaron Perfecto en honor a su puro cubano favorito.

 

¡Esperamos que lo disfruteis!